El sol a pleno regaló una hermosa tarde dominguera en este lugar del mundo, tras días grises y fríos.

Por eso seguramente fue mayor el número de duraznenses que salieron a disfrutar de los lugares con que cuenta la ciudad para ello.

Una muestra sin duda fue el Parque de la Hispanidad. Cientos de vehículos diseminados en el amplio predio. El mate de mano en mano en los mayores y los niños jugando en los juegos que allí están instalados o correteando tras de una pelota.

Un deleite.

%d bloggers like this: