Las brujas coparon la plaza

Y seguramente lo que pasa hoy en distintos lugres de Durazno, se repite en muchos lugares del mundo por ser la tradicional en la noche de Halloween.

Los niños visitan las casas de sus vecinos, para lograr conseguir los famosos dulces, y si no se los dan entonces deben llevar preparada una travesura , por no hacer trato.

La costumbre se remonta al edad media, cuando se encontraba muy arraigada la ceremonia celta de esta fecha, donde se creía que los espíritus se levantaban de sus descansos, en particular esa noche y se dirigían a las casas de sus familiares a saldar cuentas, éstos para evitar consecuencias, colocaban en sus ventanas, ofrendas como alimentos o cerveza, para conformarlos y evitar sus maldiciones o venganzas.

Pero esto poco importa a la hora de comprender por qué cada vez más niños inundan las calles con sus atuendos alusivos y…el contagio de sus padres.

A %d blogueros les gusta esto: