¿Qué podemos hacer mientras el COVID-19 pasa por nuestras vidas?

El duraznense Jaime Franco Pinto es químico egresado de la facultad de química de Uruguay y realizó su maestría en el instituto Pasteur de Uruguay. Actualmente está estudiando un doctorado en el área de la química orgánica y medicinal en el instituto Curie de París.

Compartimos  este artículo que gentilmente nos envía desde la “Ciudad luz”.

 

París, 3 de Abril de 2020.

La palabra mas repetida en estos días es “confinement”, aunque pueda sonar un poco dura en una primera lectura, su significado mas adaptado es el de aislamiento. Y así, en aislamiento, y después del discurso pronunciado por el Presidente francés Emmanuel Macron el 16 de Marzo, toda Francia se encuentra en este estado, al igual que gran parte de Europa y del mundo. Es que luego de España e Italia, es el tercer país europeo con mas casos confirmados con un número que, según datos oficiales, alcanzan las 60 mil personas y con un porcentaje de fallecidos cercano al 10 %.
La región capitalina es la más afectada con mas de 10 mil casos confirmados y un porcentaje de decesos similar al del país entero.  Cafés, museos, bares, restaurantes, escuelas y universidades se encuentran obligatoriamente cerradas con el objetivo primordial de priorizar la salud de la población mas vulnerable y de reducir la presión sobre la capacidad de respuesta del sistema sanitario. Con el fin de evitar una segunda ola de contagio, la reducción de la movilidad de las personas se ha extendido hasta el 15 de abril, con la posibilidad de una re extensión del plazo de acuerdo a como la pandemia transcurra. En una ciudad caracterizada por el continuo movimiento de gente, solamente se movilizan aquellas persona que, con certificado especial, su trabajo se encuentre dentro de las consideradas esenciales para el momento dado. Así es como el personal de salud, de venta de bienes alimentarios, farmacias y aquellas personas que trabajan en áreas relacionadas a la producción de energía y potabilización de agua salen todos los días a las calles, que desde mi ventana, las encuentro mas desoladas que nunca.

La pregunta que muchos nos realizamos en este momento, es qué resta si no esperar. Personal de la OMS,1 clínicos, virólogos e infectólogos especializados en el área han dejado en claro que una vacuna para poder combatir la enfermedad no llegaría hasta en un mínimo de 18 meses. Sin una vacuna en un horizonte cercano, otra posibilidad manejada por los medios de comunicación franceses se ha basado en un estudio publicado por un grupo francés liderado por el Dr. Raoult.2 El mismo que mediante la utlización de la combinación de dos fármacos preexistentes llamados hidroxicloroquina (utilizado para el tratamiento del paludismo o malaria) y la azitromicina (un antibiótico de amplio espectro), demostró significativamente la reducción de la carga viral en pacientes infectados por el virus SARS-CoV-2. A pesar de que a priori la noticia podría tomarse con alegría, la comunidad científica ha hecho especial énfasis en que debido a que el estudio fue realizado con un bajo número de pacientes, los resultados deben tomarse con cautela y no puede afirmarse que esta combinación pueda ser realmente efectiva para tratar el mismo. Sin vacunas o fármacos a utilizar en un futuro próximo, la única manera con la cual podemos colaborar es respetando las consignas de salud otorgadas por las autoridades responsables.

Mantener la calma, conservar una rutina ordenada, tratar de mantenernos ocupados mentalmente y ejercitarnos en nuestras casas son pequeñas acciones que pueden ayudarnos en este momento complejo. Aunque es claro que el trabajo a distancia no es posible para todos (y dicha discusión de la reactivación de la economía de cada país merece varios capítulos a parte) la forma real en que podemos colaborar aquellas personas que no necesariamente tenemos que salir a la calle es: apelando a la solidaridad  y a la responsabilidad cívica de todos quedándonos en casa.

 

MSc Jaime Franco Pinto

Estudiante de Doctorado

Laboratorio de Química de Reconocimiento de Ácidos Nucleicos, Institut Curie.

Referencias

1 – Nebehey, S. Vaccine for new coronavirus ‘COVID-19’ could be ready in 18 months: WHO. https://www.reuters.com/article/us-china-health-who-vaccine-idUSKBN2051ZC?taid=5e42dc55ecb7110001ba6271&utm_campaign=trueAnthem:+Trending+Content&utm_medium=trueAnthem&utm_source=twitter.  Reuters, consultado en Abril, 2020.

2 – Raoult, D. Hydroxychloroquine and azithromycin as a treatment of COVID-19: results of an open-label non-randomized clinical trial. Inernational Journal of Antimicrobial Agents, 2020, Mar, 105949.

 

 

%d bloggers like this: