Fue un adiós. Con el público, su público a sus espaldas aplaudiéndolo y el sonriendo hacia nosotros en el escenario del Festival.

Fue su adiós que confirmó después, un 28 de mayo, hace un año.
No se acaba el cariño solo con decir adiós, hay que tener presente que el estar ausente no anula el recuerdo, ni compra el olvido, ni nos borra del mapa.

Nuestro Homenaje a Sebastian Amaro.

%d bloggers like this: