La ternura en el pincel

 Leonardo Aldama ya nos tiene acostumbrado a sus obras y especialmente, a disfrutar de ellas. Seguramente es lo que sucede hora con la imagen de una madre y su hijo, pintada en las paredes del Hospital Durazno.

Varios días de trabajo para que Leonardo despliegue toda su capacidad creativa y logre plasmar tan sublime memento.-

%d bloggers like this: