No olvidar a Baltasar Benítez

Hoy 12 de julio se están cumpliendo dos años del fallecimiento en Tilburg, Holanda, del Guitarrista Duraznense José Baltazar Benítez Echenagucía.

Nacido en nuestra ciudad el 31 de julio de 1944, quien tempranamente se sintió atraído por el instrumento que luego lo proyectaría a ser considerado por la crítica internacional, entre los primeros exponentes de la interpretación “académica” de la guitarra a nivel mundial.
Sus estudios los comenzó a la edad de 12 años con el guitarrista duraznense, Pedro Machín. En 1965 tomó clases con Óscar Cáceres, un docente capitalino que acudió a brindar un cursillo a guitarristas que en Durazno se destacaban. En ese mismo año el prestigioso Maestro y creador de nuestra Escuela de Guitarra, Abel Carlevaro, estaba realizando una gira naciona y Baltazar tuvo la ocasión de ejecutar una serie de piezas que agradaron al visitante, quien lo invitó a concurrir a los cursos que impartía en el entonces Conservatorio Nacional de Música.

En 1968 comenzó a brindar conciertos y existen registros de sus primeras grabaciones en estudios del Sodre del repertorio de los mismos.

En 1969 gana un Concurso que organizara Radio Nacional siendo el premio, una serie de importantes conciertos como solista, presentaciones en radio y televisión y la ejecucion con acompañamiento orquestal de los Conciertos: en RE para Guitarra y Orquesta de Mario Castelnuovo Tedesco y el de Aranjuez de Joaquin Rodrigo, ambos con la Orquesta Nacional del SODRE.

El año 1970 obtuvo el Primer Premio en un Concurso de guitarra organizado por el Centro Cultural de Música del Uruguay. Sin dudas ese logro le sería decisivo en la obtención de una beca para estudiar en Santiago de Compostela, España, bajo la tutela del maestro José Tomás, asistente del legendario guitarrista Andrés Segovia.
En esa misma ciudad gallega ganó en 1971 el Primer Concurso Internacional de Guitarra. Al año siguiente fue enviado por nuestro país, como delegado oficial al 26 ° Congreso Mundial de Juventudes Musicales que se celebró en Augsburgo, Alemania. Allí fue muy aclamado, particularmente por sus interpretaciones de la música sudamericana.

En 1973 ganó el Primer premio en el séptimo concurso internacional Tárrega en Benicásim, España.

Ya radicado en Europa, en 1975 es finalista en el muy prestigioso Concurso de guitarra que organiza la Radio y Televisión Francesa, seleccionado entre cientos de guitarristas de todo el mundo

En 1976 graba su primer disco, dedicado a la música latinoamericana, incluye la primer grabación de Tema, variaciones y fuga de Manuel María Ponce sobre un tema de Antonio Cabezón, como asi también la primera grabación de los 5 Preludios Sudamericanos, juntos, de Abel Carlevaro.

Como resultado de su investigación musical, Baltazar mostró su excelente sentimiento por la música barroca europea. En 1980, cuando apareció su segundo álbum, una interpretación de alto nivel de la famosa Suite N°1 en mi menor para Laud de Johann Sebastian Bach, y varias Sonatas de Domenico Scarlatti (todas obras transcritas y arregladas por Baltazar) fueron muy bien recibidas, no solo por los guitarristas, sino también en el mundo musical en general.

​En 1984 grabó otro long-play de música latinoamericana, con trabajos exclusivamente compuestos por Astor Piazzolla a quien le didicó este álbum, el que contiene además de las Cinco Piezas originales para guitarra, (dedicadas por el autor a nuestro guitarrista), transcripciones y arreglos de: La muerte del Ángel, La Milonga del del Angel, Contrabajeando, Verano Porteño y Primavera Porteña que fueron autorizadas y aprobadas por el propio compositor.
En 1985, realizó una gira por Sud América junto con el ya nombrado músico y compositor argentino

En Montevideo el 23 de diciembre de 1985, estrenaron juntos la “premiere” Latinoamericana del Concierto para Bandoneón, Guitarra y Orquesta de Piazzolla

En el 1986 hizo una gira por Japón en donde brindó Master classes en el Conservatorio Musashino, Tokyo. En ese mismo año ejecutó la “premiére” del Compositor español Manuel Castillo: Sonata para guitarra dedicada a Baltazar, durante el “Encuentro Internacional de guitarra” en los Reales Alcázares, Sevilla España. Al año siguiente participó en el Spandouer Gitarrenfest en Berlín, Alemania. Y luego hizo una gira por los Estados Unidos con clamoroso éxito donde fue ovacionado por el público y la prensa.

En el 1988, recibió una invitación del Ministro Ruso de Cultura para recorrer las más importantes ciudades y dar un concierto en el Hall Tchaikowski de Moscú. En ese mismo año participó en unos Series “Maestros de la guitarra” en el Concertgebouw de Amsterdam. Al año siguiente, dio una gira por España incluyendo la presentación en el famoso festival Madrid, “Veranos de la Villa”. Luego en Lugano, Suiza, toco junto con Astor Piazzolla y la Orquesta de la RTSI dirigida por Bruno Pissamiglio.

En el 1990, hizo una gira por los Estados Unidos, México y Costa Rica. Participó en el Festival Idriart en Oaxaca, México. Y más adelante lo hizo en el Festival de Bratislava, Checoslovaquia. En el 1991 fue invitado para participar en el Festival lnternacional de Música Gaudeamus en Amsterdam, Holanda.

También participio en el Festival Idriart organizado en Bled, Yugoslavia y el Festival Internacional de Guitarra en Estocolmo, Suecia. Al año siguiente, volvio hacer otra gira por los Estados Unidos, México y Costa Rica. También tocó en el Festival de Monbeliard, “Visages de la guítare” (Francia).

The D’addario Foundation for the Performing Art invitó a Baltazar Benitez a tocar en Nueva York, Washington y en San Francisco para celebrar el décimo aniversario de D’Addario. Luego grabó su cuarto CD “Tango, an anthology, ” junto a Alfredo Marcucci.

En el 1993 tomo parte en el homenaje a Astor Piazzolla que tuvo lugar en Ámsterdam, Holanda. Ese mismo año dio una serie de Master Classes en Costa Rica, Japón y Bélgica.

En el 1994 tuvo que dejar su carrera como guitarrista profesional por razones de salud.
Siempre siguió activo en el mundo de la música, pero como luthier.

Desde el comienzo de su estadía en Europa, hasta 1994, dirigió la Cátedra de Guitarra en el Conservatorio de Música de Tilburg. Siendo reconocido como el primer difusor en Europa, de la Escuela uruguaya de guitarra, que creara el Maestro Abel Carlevaro y que revolucionó la técnica interpretativa de la guitarra.

En octubre de 2019 el guitarrista uruguayo, Jose Fernández Bardesio radicado en Colonia, Alemania actuó junto con el ensemble Fuse el concierto Duo Stagioni escrito por el compositor Maarten Hartveldt en la sala de concierto en Tilburg Holanda. Este concierto fué escrito por Maarten Hartveldt en el 1994 para Baltazar Benitez. Lamentablemente, Baltazar no pudo terminar las grabaciones en el estudio porque justamente en ese época se enfermó muy gravemente. En el 2018, en su ultima etapa de vida, pidió a su buen amigo Geert van Opstal, si por favor podría encargarse de iniciar el contacto entre Maarten Hartveldt y Jose Fernández Bardesio para volver a tocar este concierto más elegante. Y más que pudieron soñar, este initiativo se transformó en una colaboración exitosa entre José, Maarten, Geert y Fuse. Resultado, una gira por varios sitios en Holanda y con una actuación en el programa de televisión Podium Witteman! Todo esto en la excellente guitarra “Marceline” construida por Luthier Geert van Opstal. Siempre en memoria de Baltazar …un sueño iniciado por el mismo.

Sin lugar a ninguna dudas, nuestro Durazno, casi sin saberlo, tuvo entre sus hijos a uno de los exponentes más importantes a nivel mundial, en lo que a la interpretación de la guitarra se refiere. En el ambiente guitarrístico internacional, nuestro Baltazar Benítez continua siendo un espejo en el que todos los intérpretes se quieren ver. Nuestro departamento aún le debe un homenaje que perdure en el tiempo, que mantenga en nuestra sociedad vivo el recuerdo de quienes aportan desde el Arte, a la construcción de un mundo diferente.

Texto publicado en facebook por José Ceva Elías

 

%d bloggers like this: