El Viejo Pancho

“Retobado de barro y paja brava;

insociable, huyendo del camino.

No se eleva, se agacha sobre la loma

como un pájaro grande con las alas caídas.

Gozando de estar solo,

y atado a la tranquera a ras de tierra

por el tiento torcido de un sendero,

se defiende del viento con el filo del techo.

Su amigo es el chingolo;

su centinela el terutero.”

José Alonso y Trelles “El viejo Pancho”

 

Reconocido narrador, poeta y autor teatral de importante trascendencia. José María Alonso y Trelles Jarén fue poeta castizo y periodista, pero su poesía gauchesca, que firmaba con el seudónimo de El Viejo Pancho, es el aspecto que alcanzó mayor notoriedad de toda su producción. Uno de los grandes poetas criollos de todos los tiempos, aunque español de origen, verdadero orgullo de los uruguayos.

En 1874 llegó a la Argentina y radicóse en Chivilcoy (provincia de Buenos Aires); años después se trasladó al Uruguay afincándose por el resto de su vida en tierra oriental, Río Grande primero y Canelones después, sentando sus reales en Tala en el año 1887.

Escribió para cuadros de aficionados: Crimen de amor, drama en dos actos y en verso; Un drama en palacio, en la misma forma; Caída y redención, en prosa; Colón, en verso; y los sainetes Los veteranos, Spyonkojo, El falso Otelo, Pepiyo, Idilio fulminante y otros que quedaron inéditos menos el poema “Juan el Loco” (1887) que le publicara el poeta Orosmán Moratorio.

Desde noviembre de 1894 a marzo de 1897 publicó ochenta y tres números del periódico El Tala Cómico y desde julio de 1899 a enero de 1900 veintitrés números de otro: Momentáneas. En este periódico aparecieron sus primeros versos criollos, iniciándose con ellos una de las modalidades de su temperamento literario: la que habría de proporcionarle andando el tiempo, popularidad y consagración superiores.

Estudió Notariado, ejerció como procurador y fue diputado por el Partido Nacional como representante de Canelones.

Colaboró en la famosa revista criolla El Fogón, de Montevideo, junto a Alcides de María, Elías Regules, Moratorio, Leguizamón, Lombardi y otros no menos renombrados poetas.

Sus versos los reunió en 1915 en un volúmen: Paja Brava y, con anterioridad escribió Guacha (1913) drama representado muchas veces en los escenarios rioplatenses.

Carlos Gardel cantó y grabó de sus versos “Insomnio”, “Hopa hopa hopa”, “Como todas” y “Misterio [b]” con músicas de Américo Chiriff, en notables creaciones.

No se ha podido saber si entre poeta y cantor hubo algún trato personal, aunque creemos que pudo ser factible ya que Gardel fue un gran admirador de sus poesías gauchas.

Alonso y Trelles nació en Castropol (Asturias) según algunos de sus biógrafos, y según otros en Rivadeo (Galicia) el 7 de mayo de 1857 y falleció en Montevideo el 28 de julio de 1924.

 

%d bloggers like this: