Reclusos trabajan para la comunidad.

Una cuadrilla de reclusos de la cárcel de Durazno realizó diversos trabajos de mejora en el edificio donde funciona la Escuela Nº 9.

De acuerdo a la información que llega desde el Ministerio del Interior, 7 internos de la Unidad Nº 18,  de Durazno,  finalizaron obras de pintura, albañilería y sanitaria en la Escuela Nº 9 “Juana de Ibarbourou”.

Es bueno recordar que la experiencia se viene desarrollando desde el año pasado cuando  4 internos trabajaron en el liceo rural de La Paloma en tareas de refacción de baños – revestimiento y sanitaria -, pintura, remplazo de ventanas y puertas.

La Brigada de Acción Ciudadana (BAC) de Durazno también llevó a cabo trabajos en la escuela rural de Capilla Farruco, donde construyeron un alambrado para delimitar el espacio del patio destinado al recreo de los niños de las actividades productivas que se desarrollan en el centro educativo.

%d bloggers like this: