“Como la dicha de un pueblo depende de ser bien gobernado, la elección de sus gobernantes pide una reflexión profunda.”

El voto es la máxima expresión de la democracia porque los ciudadanos eligen a sus gobernantes mediante el sufragio. Esta ha sido la conquista más destacada de la humanidad en su proceso de ampliar a cada vez mayores capas poblacionales lo que antes era patrimonio exclusivo de un emperador, un rey, de una casta, un tirano.

El voto es un ritual que se ejerce sólo periódicamente y no todos los días. Un elector en el momento de votar tiene apenas una fracción del poder entre los miles que votan.

Cuanto más conozcamos a los candidatos, más podremos analizar las posturas, discutir sin miedo, defender nuestro punto de vista y, lo más importante, elegir a conciencia.

Estamos a menos de 24 horas de elegir a un nuevo Intendente, a Alcaldes y Ediles. Algunos de los electores que ya decidieron su voto, defienden y hasta pelean por su posición, pero cuando les preguntan un poco más sobre las propuestas de los candidatos de su preferencia, no saben muy bien qué decir.

Y es que muchas veces, nos dejamos llevar por lo que escuchamos en la calle o nos cuentan nuestros amigos. Repetimos la información sin profundizar sobre ella ni saber si la fuente de la que vino es creíble.

Sería interesante que cada votante se tomara el tiempo de leer la hoja de vida de cada candidato para asegurarse que están calificados para ocupar un cargo público de tal importancia. Porque para cualquiera de esos cargos, hay que estar capacitado y ser transparente.

Tomarse el tiempo de conocer las ideas y propuestas de los futuros gobernantes. Solo así se podrá realizar un voto consciente por aquellos  cuyas propuestas se adecuen más a nuestras expectativas de futuro. Cuánto más conozcamos sobre ellos, más podremos analizar sus posturas, defender nuestro punto de vista y, lo más importante, elegir a quien nos representará y trabajará para y por el departamento.

Si has decidido votar en blanco o viciar tu voto, tienes el derecho de hacerlo, pero una cosa es que esta decisión sea consecuencia de tu descontento y otra cosa es que lo hagas por desinterés. Es decir, si votas en blanco o viciado porque ningún candidato te convence, está bien. Pero si votas de esta manera solo porque te da lo mismo leer y averiguar sobre los postulantes, no está siendo tan responsable que digamos.

La información está a la mano por muchas vías y además “en Durazno nos conocemos todos”. 

Al decir de George Jean Nathan “Los malos gobernantes son elegidos por los buenos ciudadanos que no votan.”

 

Nota: la frase del título pertenece a JOSEPH ANTOINE RENÉ JOUBERT, un moralista y ensayista francés recordado sobre todo por sus “Pensamientos” publicados póstumamente.

 

%d bloggers like this: