Aumentan casos.

El Sistema Nacional de Emergencias (Sinae) informó que este sábado se llevaron a cabo 2.601 análisis y se detectaron 51 casos positivos nuevos de coronavirus.

Los casos nuevos corresponden, por un lado a brotes provenientes del residencial de Montevideo reportado en informes anteriores y de un centro de salud y por otro lado, a casos detectados en personal administrativo de una dependencia del Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU) e ingresos al país desde el extranjero (Argentina, Brasil y Francia).

De esos 51 casos nuevos, 30 son de Montevideo, 11 de Rivera, 4 de Canelones, 4 de Colonia, 1 de San José y 1 de Soriano.

En todos los casos ya están identificados los contactos y se mantiene un estricto seguimiento epidemiológico.

Desde que se declaró la emergencia sanitaria el 13 de marzo se han procesado 279.160 test y se han registrado 2501 casos positivos de coronavirus en todo el territorio nacional. De ese total 2052 ya se recuperaron y 51 fallecieron.

Actualmente hay 398 casos activos, es decir personas que están cursando la enfermedad, 3 de ellas se encuentra en cuidados intensivos y 2 en cuidados intermedios.

Del total de casos positivos confirmados, 336 corresponden a personal de la salud. 292 de ellos ya se recuperaron, 43 están cursando la enfermedad.

 

Parece una historia de nunca acabar.

Una cachetada del destino, que nos rompe los planes a todos. A los ricos y a los pobres, a los buenos y a los malos.

Un caos y los que pensábamos que solo existían en la historia o en la ficción.

Un mundo confundido, guiado por la política y la televisión, peleando contra un enemigo invisible que puede estar en el otro en cualquier sonrisa, en cualquier abrazo.

Ya nada es lo que era.

Viajar, salir, besar, quedó en espera. Los países cierran las fronteras. Algunos se quejan por estar en sus casas, otros lloran por quedarse afuera. Algunos no tienen nada en la heladera, otros no tienen nada en el corazón. Todas las bocas hablan de lo mismo, en francés, en coreano italiano o español. Las calles vacías. La realidad cambia todos los días. Los trenes van llenos de miedo, los aviones ya no quieren tocar el cielo.

El virus recorre el mundo, nos regala una pelea que no podemos perder. Nos obliga a cambiar, a cuidarnos para cuidar. Si el virus muta, también vamos a mutar. Porque los humanos somos así de idiotas, maleducados, pero ni rotos dejamos de soñar, ni locos dejamos de amar. Sea la tormenta que sea, vamos a aprender y la vamos a superar.

Tomemos conciencia todos juntos, unidos pero cada uno en sus hogares, cuidando a sus familias.

Cuídate para cuidar.

Leave a Reply

%d bloggers like this: