Sin lucha no hay progreso.

El 7 de junio del año 2017, el colega Gonzalo Rodríguez, bajo el título “El Ítalo Franco se vistió de fiesta”, escribía la siguiente crónica en EL ACONTECER:

Socios, hinchas, amigos y simpatizantes se hicieron presentes para acompañar la concreción de este proyecto en pos del desarrollo del deporte y el fútbol infantil.

Uno de los oradores en el acto fue Daniel Emicuri, quien integra la Comisión de Padres, del que damos a conocer un extracto de su presentación. «Mostrarles este nuevo mojón cumplido con el que hace un año atrás soñábamos y hoy ya es una realidad. Hoy tenemos un césped sembrado con variedades y especies, con la última tecnología, tenemos un riego automatizado, tenemos cámaras de seguridad. Y como nos gusta seguir soñando, vamos a seguir, vamos por vestuarios, vamos a ir por cantina, por baños.

Comentarles que formo parte de una Comisión de Padres, que soy uno más, que estamos ayudando en el día a día, en hacer tortas fritas, en recaudar fondos, esto es a puro pulmón. Nuestra comisión es abierta a todos los padres que quieran integrarla y esperamos al que quiera ayudar.

Esto se realizó con el esfuerzo de muchos padres, de muchas personas que nos ayudaron para y por los niños», manifestó Emicuri.

El futuro comprometido

 Suele suceder que lo que llaman progreso, borra lo que se hace con sacrificio y con mucho amor. Porque aunque el predio se otorgaba por parte de la Intendencia en concordato, nadie imaginaba que no sería definitivo, en la medida que se viera la responsabilidad para su cuidado y jerarquización.

El Proyecto ferroviario Montevideo – Paso de los Toros establecía en su origen “la construcción en la Ciudad de Durazno de un cruce en desnivel con la calle Zorrilla de San Martín (ex Ruta 14), próxima a la estación ferroviaria. La solución es un pasaje inferior de la calle manteniendo la cota actual de la vía férrea, lo que garantizará una circulación más fluida y segura del tránsito vehicular, a la vez que permitirá una operativa ferroviaria sin interferencias con la circulación vehicular.”

Se dice que no estaba prevista la apertura de una calle que ahora se anuncia como un hecho, que pasaría prácticamente por el medio del cancha “Italo Franco”.

La noticia ha calado hondo en la dirigencia y simpatizantes bohemios y solo resta esperar que tras la extensión del concordato que en forma urgente sería aprobado este viernes por la Junta Departamental, Wanderers pueda tener un elemento de mayor fuerza para una negociación que le posibilite no perder de un plumazo todo lo hecho. Y quienes tienen responsbilidades políticas con la sociedad a la que pertenecen, deben hacer todo lo necesario para que no se repita la historia del tradicional adversario de Wanderers, el Centro Sportivo Unión Juvenil, cuando se quedó sin su hermoso Estadio “Enrique Demarco”.

Leave a Reply

%d bloggers like this: