Ahí estas vos, en el anonimato. Con las luces semiapagadas, registrandolo todo. Frecuencia cardíaca y TA horarios y mililitros. En el anonimato.

Sos vos el que permanece despierto toda la noche. No soy yo. Sos vos.

Sos vos el que esta alerta con el mate de aliado para que no te atropelle el sueño.

Sos el que escucha tantas veces el pitido de la bomba porque terminó la medicación. . Lo escuchas tantas veces que parece que sigue en tu oído en el camino a casa.

Sos vos el primero que se da cuenta que algo no esta bien. Vos porque te formaste para eso. Tantas veces siendo testigo del primer suspiro y del último… Vos que en tu anonimato estas al lado del paciente todo el tiempo. Y si… en el anonimato. .. porque nadie hace un busto en el medio del hospital reconociendo el trabajo del enfermero.. es increíble. … nadie lo reconoce…

Sos vos el que cura, viste, acuna, alimenta, canta, pincha, medica, corrige, conforta, reprende, llora, ríe, ama. Sos vos. Y sin embargo, no protagonizas la escena nunca, porque sos el único que entiende que el papel principal lo tiene el paciente. Debe ser requisito tener un alma noble para entrar en la carrera de enfermería.

Mi profunda admiración a vos enfermero/a profesional de alma noble que logra, a pesar de todo, humanizar la medicina.

 

Por: Jesica Geuna

 

%d bloggers like this: