Por quièn doblan las campanas?

El poeta inglés John Donne escribió: “Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta porque me encuentro unido a toda la humanidad; por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti”. Doblan por nosotros, que estamos vivos dentro de una sociedad que permite que la gente muera por tener que vivir en sus calles.

Lo ideal sería vivir en un mundo en el que la calle sea un espacio para el paseo, para el encuentro, para la expresión del arte y la política, para el juego.

Un mundo en el que la calle no sea lo que es ahora: el “espacio exterior” al que se arroja a ciertas personas fuera de la “nave nodriza”; un mundo en el que sufrir todo tipo de agresiones por la única razón de vivir en la pobreza; en el que todos tus derechos, empezando por el derecho constitucional a una vivienda, pueden entrar en el limbo de lo improbable.

Las desigualdades a la hora de vivir son también desigualdades a la hora de morir.

Leave a Reply

%d bloggers like this: