Agua que no has de beber, déjenla correr…

Una rotura de larga data y varios arreglos a medias, se acentuó en las últimas horas en cañerías de OSE sobre la calle Washington.

A pesar de varias denuncias efectuadas por los vecinos, la anomalía reapareció hace aproximadamente 20 días. Una fuga permanente de agua potable en el medio de la calzada, en el tramo entre Rivera y 18 de julio, fue motivo de la toma de las imágenes que acompañan esta nota.

El agua se va y se va y a OSE parece no importarle.

%d bloggers like this: