Abuelos olvidados…

El Plan Ibirapitá sufrió un recorte presupuestal de entre 30% y 40% y deja de entregar tablets para pasar a subsidiar equipos o datos móviles.

El diputado frenteamplista Sebastián Valdomir advirtió que el presupuesto asignado al Plan Ibirapitá «no da ni siquiera para reponer o hacerle mantenimiento» a las 240 mil tablets que se entregaron desde 2015.

La Ley de Presupuesto pasó el Ibirapitá a la órbita del Banco de Previsión Social (BPS). Esta semana el titular del organismo Hugo Odizzio concurrió al Parlamento y explicó.

Se da así un cambio sustancial en el plan, ya que no se van a entregar las tablets a jubilados, sino que va a subsidiar una terminal que puede ser una tablet o un celular grande solamente a una porción de bajos ingresos que no se clarificó exactamente.

El Plan creado en 2015 a instancias del entonces presidente Tabaré Vázquez llegó a distribuir 240 mil equipos, y las organizaciones de jubilados lo han defendido y lo han puesto dentro de la plataforma de reivindicaciones.

Recordemos que el año pasado se le efectuó un recorte presupuestal entre 30 y 40%, y hoy cuenta con un presupuesto de 180 millones de pesos, de los cuales 30 van destinados a Ceibal por soporte. Los recursos con los que se cuentan no dan ni siquiera para reponer o hacerle mantenimiento a las que ya se entregaron, algo que insumiría 240 millones.

Quienes recién se jubilan «dependiendo de cuanto reciban les va a corresponder un terminal o un celular o un paquete de datos móviles. Una jubilación muy reducida, aunque no se conoce el monto», agregó el Diputado.

Valdomir cree que hay «un criterio económico» detrás del recorte, ya que es «un programa que venía funcionando bien y era una vía de inclusión». «No es un gasto es tratar de que nuestros abuelos y abuelas tengan acceso a un dispositivo para conectarse», lamentó.

 

%d bloggers like this: