Sol y río.

Otro domingo de sol y un calorcito bienvenido.

Entre tantos lugares que Durazno tiene para el solaz, el río invita, para admirarlo simplemente al verlo o navegando en canoas, aprovechando la correntada de aguas aún fuera de su cauce o mover con fuerza los remos para devorar distancias.

%d bloggers like this: