No puede ser.

No es la primera vez que le hacen daño a Central y nos preguntamos: ¿es tan difícil llegar a los culpables?

En horas de la noche de ayer, hurtaron el cableado de la red lumínica de la cancha de baby fútbol del Club Atlético Central, actuando con total pasividad y sin que nadie los viera como para denunciar y evitar los daños.

Quienes hacen este tipo de actos no saben del sacrificio que significa tener una ancha en condiciones para que cientos de niños la disfruten. Como sucedió en otras ocasiones en los vestuarios de la cancha “Manuel Demetrio Souza”, ahora fue en esta, provocando sentimientos de rabia e impotencia, porque a los que hacen por los demás los están corriendo los que destruyen sin piedad.

Esperemos que quienes tienen la tarea de combatir y castigar los delitos, encuentren los autores de estos daños.

%d bloggers like this: