Julio Martínez Oyanguren.

Julio Martínez Oyanguren  fue un compositor, guitarrista e ingeniero mecánico uruguayo nacido en Durazno el 13 de setiembre de 1901.

Julio Martínez Oyanguren ante un micrófono de la RCA.

Cuando Agustín Barrios, el guitarrista y compositor paraguayo de música clásica más reconocido, llegó a Durazno por esa época, Julio se sintió muy animado por el maestro paraguayo. Tocaron a dúo juntos y desarrollaron una profunda amistad que floreció en la década de 1920 cuando ambos vivían en Montevideo. Hay una historia que Oyanguren había arreglado para que Barrios la grabara en Nueva York, pero que el maestro paraguayo falleció tristemente antes de que pudiera emprender el viaje. Si lo hubiera hecho es probable que su fama se hubiera extendido mucho antes de la grabación fundamental de John Williams de las composiciones de Barrios en 1977. En un concierto de 1934 en Durazno, Oyanguren dedicó gran parte del programa a la obra de Barrios.

Entonces, como ahora, la carrera como guitarrista profesional estuvo plagada de incertidumbres, y en 1919 el joven Julio se matriculó en la academia naval.

Continuó su labor musical, inspirado por el guitarrista español ciego Antonio Jiménez Manjón, que se había trasladado al Río de la Plata, y algunas de cuyas obras interpretó. Además, se sintió estimulado por los conciertos de Miguel Llobet, que actuaba con frecuencia.

Se graduó en 1924 como oficial e ingeniero mecánico. Se mudó a Roma donde continuó estudiando y comenzó a componer. Declarado “persona non grata” por Mussolini por sus convicciones liberales, regresó a Uruguay en 1927. Su carrera concertística comenzó a florecer en los años siguientes y actuó ampliamente, incluso en Brasil.

Oyanguren en 1932

En 1935, llegó a Estados Unidos con su esposa e hijo. Situándose a sí mismo y a su familia en una Nueva York muy dinámica, se dio cuenta de que su fama sudamericana debía reavivarse. Su debut en el Ayuntamiento en octubre de ese año fue un gran éxito. Fue aclamado como “el Paderewski de la guitarra”, y las puertas se abrieron ampliamente para el joven artista. Actuó con la Filarmónica de Nueva York en el estadio Lewisohn frente a una audiencia de más de 18.000 personas, así como con la Orquesta General Electric bajo la dirección de Terig Tucci.

Oyanguren tuvo su propio programa de radio semanal en NBC durante varios años. Su alumno Rolando Valdés Blain recordó pasar páginas para su maestro mientras interpretaba cientos de obras. En 1939, se convirtió en el primer guitarrista en actuar en la Casa Blanca cuando actuó para Franklin Roosevelt. Más tarde recordó que a Roosevelt le gustaban especialmente Pericón y Vidalita.

Grabó una amplia gama de repertorio con RCA, Columbia y Decca, incluidos, por supuesto, los románticos, entre ellos Tárrega y Albéniz, pero también la gama de su trabajo se remonta al renacimiento y al barroco: Milán, Narváez, Sanz., Rameau, Campion, Cimarosa y al período clásico: Aguado, Ferrandiere y la primera interpretación grabada de la “Grand Sonata” de Sor y la “Grande Overture” de Giuliani. Grabó obras contemporáneas: “Homage à Debussy” de Falla, “Rafaga” de Turina, una “Canción” de Ponce, así como transcripciones de Brahms, Wieniavski, Massenet y Schubert.

Introdujo al público estadounidense las obras folclóricas de América del Sur, como “La Cumparsita”, “Choros 1” (Villa Lobos) y bambucos, joropos, estilos, danzas incas, gatos y otras danzas populares. Incluso enceró algunas de sus propias composiciones. Melodía gitana.

Segovia, por supuesto, había estado actuando en los Estados Unidos desde 1928, y luego desde 1943 en adelante. De hecho, estableció su hogar en Nueva York durante veinte años. Naturalmente, Oyanguren y Segovia se conocían muy bien, y parece que hubo un elemento de competencia, incluso rivalidad, entre ellos. Varias historias han circulado a lo largo de los años, pero en ausencia de pruebas, no tiene sentido relatarlas aquí. Uno, relativamente divertido, dice que la amistad de los dos guitarristas se disolvió por un desacuerdo en la digitación del “Courante” de la quinta suite para violonchelo de Bach. En cualquier caso, la prensa solía compararlos, echando leña al fuego, y se citaba a menudo a Segovia y Oyanguren, uno como el gran guitarrista español y el otro como su homólogo latinoamericano.

En 1941, Oyanguren decidió regresar a Uruguay con su esposa y tres hijos. Se han sugerido varias teorías para explicar este movimiento, pero podría haber sido tan simple como un anhelo nostálgico por su tierra natal.

Regresó a Durazno, donde vivió durante 15 años.

Continuó actuando ampliamente; a su regreso, actuó en Buenos Aires en el Teatro Odeón con críticas entusiastas. Realizó giras por todo Uruguay, realizó una serie de recitales en radio, exhibiendo un repertorio a partes iguales clásico y folclórico. De 1943 a 1947, se desempeñó como jefe de policía en Durazno, un movimiento de carrera poco probable para un músico de renombre. Posteriormente regresó al escenario del concierto. Distinguidos compositores le dedicaron obras: el brasileño Lorenzo Fernández escribió una “Suite Brasileña” y el venezolano Bautista Plaza una “Sonata Antigua”. En 1950,

El año 1956 vio a Oyanguren mudarse a Montevideo, donde permaneció el resto de su vida. Continuó actuando, componiendo y grabando.

Lauro Ayesteran, el eminente musicólogo uruguayo, escribió sobre Oyanguren que “su nombre ha pasado a formar parte de la historia de la guitarra, y su prestigio, más allá del clamor crítico, lo ha marcado como un guitarrista de primer orden”.

En Durazno, en la esquina de Wilson Ferreira Aldunate y Rivera, la Asociación Amigos de la Música lleva su nombre. Ha sido escenario de memoriosas presentaciones, de diversas expresiones culturales.

Hoy su edificio muestra una notoria decadencia que, sin analizar las responsabilidades, no condice con lo que significó Oyanguren para Durazno y el mundo y sería necesario un despertar a la reacción general para su recuperación.

Julio Martínez Oyanguren falleció en Montevideo el 13 de setiembre de 1973.

.

 

%d bloggers like this: