Un grupo de 23.000 deudores del Banco Hipotecario y la Agencia Nacional de Vivienda piden modificar las condiciones de su préstamo porque ya no lo pueden afrontar. Tienen a su favor un fallo de la Institución de Derechos Humanos y tres proyectos de ley los contemplan.

Uno de los tantos deudores señalaba: “Pasan los años y seguimos siendo rehenes del BHU, mientras los gobiernos, ministros de turno, los 30 senadores y 99 diputados, etc., miran para otro lado.

No me siento representada por nadie, al contrario, desamparada totalmente.

No somos 23.000 deudores, somos más de 100.000 seres humanos los afectados; cada deudor tiene un cónyuge, padres, hijos, hermanos, abuelos o nietos más humanizados que los políticos de todos los partidos, sin excepción.

En 1987, siendo ahorrista en U.R. el Banco me prestó $329.000 con lo que construimos con mi esposo nuestra modesta casa, además de otro tanto de nuestros ahorros.
Llevamos pagando 31 años y tenemos que pagar 52, es decir, 21 años más, hasta el 2039. A la fecha hemos pagado varias veces el monto del préstamo.
La casa fue tasada por el Banco en US$ 80.000 (ochenta mil dólares). Es decir, se nos está quedando con la mitad de la casa y mejoras pagadas por nosotros; la otra mitad, pagada en cuotas durante 31 años y aún debemos 21 años más.

¿Dónde fue a parar todo este dinero?

La estafa, la usura y la apropiación indebida están penadas por la ley. ¿O no es así?

Con amenaza, el Banco nos atrapó las jubilaciones, nos descuenta a mi esposo y a mi el 30%.

En setiembre aumenta la cuota, a mi esposo con 88 años y enfermo hace 25 años, imposibilitado de trabajar, le va a quedar líquido $9000 (nueve mil pesos) y a mi $12000 (doce mil).

Esperamos que algún representante nacional de los que cobran por día lo mismo que nosotros los jubilados, pero para vivir todo un mes, tome consciencia y tenga sentido de equidad suficiente para exigir una auditoría al BHU y así demostrar a toda la ciudadanía que sus balances no se ajustan a la realidad, que el activo figura con 23.000 deudores que no debemos nada, en todo caso sería el Banco que nos debe a nosotros.

Esperamos activar la sensibilidad del gobierno, se considere y se llegue a una solución favorable a los que estamos en la situación de referencia.”