La atención a las zonas afectadas por las lluvias se viene intensificando por parte de la Intendencia de Durazno, con recursos extraordinarios propios, y dineros de la partida dispuesta por el gobierno nacional en el marco de la declaración de emergencia vial urbana y suburbana en todo el país.

La labor involucra varias cuadrillas, reparando carreteras y caminos que en algunos casos estuvieron cortados por desbordes de ríos, cañadas y arroyos.

Siete tramos de caminos vienen recibiendo mantenimiento ordinario con un aporte de 200 metros cúbicos de tosca por kilómetro y limpieza de cunetas y alcantarillas, lo que ya ha permitido mejorar el flujo vehicular, siendo en total unos 170 kilómetros de caminería rural en zonas de La Paloma: Cuchilla Ramírez y Paso del Gordo; Blanquillo, Estación Chileno, camino que une Rutas 14 y 42; El Baqueano desde Ruta 5 a Ruta 100; Paso La Atahona; Camino Santa María, desde 4 Bocas a Ruta 4, y en Cerro Chato, Camino Taperas de Oribe o Paso Tío Antonio.

Recordemos que  para atender la situación, Durazno recibe del Poder Ejecutivo Nacional, unos 31 millones de pesos, explicando que “estas obras extraordinarias por la emergencia vial, van a implicar en un primer momento para Durazno un desembolso extraordinario de 100 millones de pesos; por lo tanto estamos disponiendo de 70 millones de pesos de forma extraordinaria con los recursos locales recaudados por la Intendencia de Durazno” señaló días pasados el Director de Hacienda Cr. Sebastian Erviti.

Deja un comentario