Dar y recibir.

Quienes trabajamos en la comunicación, muchas veces solemos sorprendernos por la repercusión que, para bien o para mal, nuestra tarea puede tener en diferentes ámbitos.

Lo que, si es innegable, la radio tiene una magia especial y quienes utilizan el micrófono con responsabilidad y creatividad, recogen después los frutos de esa labor.

Federico Alzamendi es uno de esos casos. Tiene, especialmente en la tarde, un vínculo increíble con sus oyentes, de todas partes y ha hecho de su programa “Culpables” en AM 960, un espacio de la comunicación donde se siente el vínculo entre el comunicador y su audiencia.

Este lunes, Federico cumplió años y sus oyentes llegaron con una torta especialmente elaborada para el acontecimiento.

Un festejo especial que vale la pena compartir por nuestra condición de colegas.