Paso a los jóvenes.

Cada vez más los jóvenes han demostrado que son parte importante del presente y que mucho de lo que ellos puedan hacer por el país en sus años adultos dependerá de lo que piensan, sientan y hagan hoy.

Los patrones clásicos de incorporación de los jóvenes a la sociedad han cambiado de forma sustancial en los últimos tiempos. Tradicionalmente, el acceso al mundo adulto representaba la emancipación, la seguridad y la estabilidad social, así como el primer paso para ir consiguiendo una mayor calidad de vida. Este acceso se hacía a través de la independencia económica que da el trabajo, elemento que aseguraba los mínimos para hacer una vida independiente y autónoma.

Sin embargo, es muy difícil que alguien desee hacer algo por su comunidad o por su país si no conoce mucho del mismo, si no siente que pertenece a ese grupo. Ocurre algo similar con algunas personas que alquilan una casa, no tienen interés en mejorar o cuidar la misma, porque sienten que no pertenecen a ese lugar, en cambio se debería considerar que el lugar donde uno vive debe ser el mejor lugar.

En nota aparte destacábamos a la joven duraznense Paola Ansalás que ha logrado con mucho esfuerzo llevar sus productos artesanales en la vidriera del mundo. Y como ella, hay varios casos, muchos jóvenes que se están destacando porque han decidido apostar al presente y afirmar su futuro. En ese sentido REDEX ha sido fundamental desde su creación, para el pesquisamiento de los jóvenes emprendedores y ayudarlos a encauzar sus inquietudes con el apoyo de “Sembrando”.

Los adultos de hoy deben entender que los jóvenes, hoy, representan un recurso humano importante dentro de la sociedad ya que actúan como agentes de cambio social, desarrollo económico y progreso y por eso se debe formular medidas y políticas que los amparen y aborden las problemáticas que enfrentan.

Educación, salud, empleo, pobreza, delincuencia, participación, recreación, entre otras, son las prioridades para que mejoren la situación de los jóvenes.

Conflictos políticos, económicos y sociales, hacen que los jóvenes estén permanentemente expuestos a ambientes de violencia y peligro. Pero sin embargo diferentes jóvenes se unen a diferentes actividades cotidianas para poder mejorar su ambiente diario en casa, escuela, o barrio.

Cuando un joven se siente parte de la sociedad, se involucra, desea participar. Esto genera proyectos donde lo más importante es la participación social y comunitaria para lograr objetivos comunes, vivenciando valores.

Los mayores que han llegado a cargos de relevancia y de decisiones, tienen que entender que la participación de los jóvenes en el desarrollo de la comunidad, que se basa en el desarrollo d valores, actitudes y práctica que se comparten, puede logra una mejor calidad de vida, con justicia, con equidad.

Es decir, un nuevo y mejor país.